El que no se ilusiona es porque no quiere. Vivimos en un mundo tendente al cortoplacismo, sin embargo muchas veces es recomendable levantar la cabeza y mirar hacia el horizonte

Origen: mundodeportivo.com