Pues al final ha quedado patente que De Marcos no era irreductible

Origen: Mundo Deportivo

Anuncios