Nadie discute la velocidad y la potencia de Williams. Aunque en ocasiones se le suele recriminar su lectura del juego. Ayer no se le pudo hacer reproches en ese sentido en El Sadar…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios