Es el hombre del momento. Williams asume el liderazgo ofensivo. Puso calma para aguantar el cuero en la esquina y esperar a que De Marcos rompiera desde atrás en el preludio del 0-1. Luego hizo un control maravilloso para el 0-2, en el que le acompañó la fortuna al resbalarse…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios