El fútbol vive malos momentos. No nos engañemos. El odio gana terreno. Lo que suceda en el terreno de juego no importa tanto como el ruido externo. Polémica, polémica y más polémica. Tú gritas. Pues yo grito más. Así un círculo vicioso tan lamentable como productivo. La vorágine del caos. El que siembra vientos, solo recoge tempestades…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios