Valverde no tuvo problemas en admitir que el partido, sin roja a Escalante por medio, se encaminaba hacia el 0-0. También que el Eibar les creó muchos problemas con su presión. Aunque tenía claro que no podían fallar si querían mantener sus opciones europeas, destacando, al menos, la insistencia de los suyos hasta el final…

Origen: mundodeportivo.com