TRES puntos más. El Athletic cumplió con la misión de firmar la victoria para recuperar su plaza europea, la sexta, pese a que su juego no fuera para echar cohetes. El colectivo rojiblanco tuvo que sufrir más de lo esperado en un partido en el que Aduriz, la gran referencia de los leones, abrió la lata al ser víctima del penalti que el mismo transformó. El donostiarra encarnó ese impacto que necesita el conjunto de Valverde para no fallar…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios