GESTO de autoridad. El Athletic se jugaba mucho y el Celta, nada. Y ese matiz ofrece un impacto incuestionable. El conjunto rojiblanco se llevó los tres puntos de Balaídos en un partido que dominó desde el minuto cero y que tuvo a varios jugadores como protagonistas, entre ellos Beñat, que manejó el cotarro a su antojo, en toda una demostración de certera gestión tanto en la creación como en la contención. Una buenísima noticia…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios