En dos ocasiones ha visitado Aritz Aduriz al Alavés en Mendizorrotza y los recuerdos del punta no pueden ser más contradictorios. Una de cal y una de arena. Así puede resumirse el impacto del delantero rojiblanco en el feudo babazorro, donde se ha fajado con las camisetas del Valladolid y del Athletic…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios