Aritz Aduriz es un caso excepcional en el fútbol. Su brillante rendimiento de la pasada temporada, a los 35 años, hizo que algunos le ‘rebautizaran’ como Benjamin Button. El ariete donostiarra parecía rejuvenecer con el paso de los años. Ha alcanzado los mejores registros de su carrera en la madurez, cuando los habitual es que empiece la cuesta abajo…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios