TODO un jarro de agua fría. La dolorosa derrota en el derbi de Mendizorrotza supone un inesperado revés para el Athletic, que sí mantiene la sexta plaza, pero que le obliga a hacer pleno en las dos jornadas que restan para no caer al indeseado séptimo puesto. Fue un encuentro en el que el conjunto rojiblanco mostró dos caras, pero en el que asomó el compromiso de Iker Muniain, que fue el que más expuso y el que más quiso generar juego….

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia