A diferencia de otros partidos de esta temporada en los que el Athletic ha perdido a domicilio, ayer no se puede decir que los leones se merecieron irse de Gasteiz sin puntuar. Es más, hicieron méritos más que suficientes para sumar la victoria. Pero cuando se perdona tanto, al final se acaba pagando muy caro…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios