GASTEIZ – Otra vez Mendizorrotza, otra vez su afición. El retorno del derbi entre Alavés y Athletic al estadio babazorro fue una fiesta. Sobre todo para los locales, que finalmente se llevaron los tres puntos ante unos hinchas entregados. El propio Ernesto Valverde, en el epílogo de su alocución ante los medios de comunicación en la sala de prensa, reconoció el empuje de la que un día también fue su afición…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios