BILBAO – En Mendizorrotza se vio a un Athletic con dos caras opuestas. La primera, en sintonía con las expectativas que el propio equipo venía alimentando desde marzo; una versión acorde a la dinámica que le había colocado en la posición soñada para certificar prácticamente la sexta plaza a falta de dos jornadas y seguir aspirando a la quinta…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios