BILBAO – Todo entrenador gestiona la que en los tiempos del imperio romano se denominaba guardia pretoriana. Son los protectores de su idea y a los que les toca dar el do de pecho en los dos encuentros que restan para el cierre de la liga, en los que el Athletic persigue el ansiado objetivo de conquistar la quinta plaza, muy complicada después de su dolorosa derrota del domingo en Mendizorrotza…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios