Gorka Iraizoz hizo un esfuerzo titánico por contener las lágrimas, con los ojos vidriosos y un nudo en la garganta, cuando abrió la rueda de prensa de su despedida del Athletic con un sentido y profundo agradecimiento a sus padres y a la madre de sus hijas. Las personas que han estado ahí siempre para él. Y ahí estaban los tres para acompañarle en este momento especial en la sala de prensa de Lezama…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios