El nuevo San Mamés se ha acostumbrado a los finales felices en su corta historia. Los precedentes invitan al optimismo de cara a la visita que rendirá el Leganés este domingo en el agur de Gorka Iraizoz a su afición. Hasta el momento, el último partido en Bilbao de cada temporada ha sido un perfecto broche final para los leones…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios