Dos veces me he sentado en el palco de autoridades de San Mamés, dos, y en ambas ocasiones era un chaval. Todavía no tenía veinte años la primera vez. Yo era directivo del Getxo, que puede sonar a algo importante, pero no lo era: simplemente me encargaba de organizar el equipo infantil, preparar los partidos de casa y organizar los viajes a los de fuera: buscar un autobús si eran lejos, o reclutar padres con coche si caían cerca…

Origen: EL ALDEANO NÚMERO 12

Anuncios