Tiempo de homenajes. Gorka Iraizoz recibió el domingo, al término del partido contra el Leganés, el calor del público en su despedida de San Mamés como jugador rojiblanco. El acto quedó un tanto desangelado porque muchos espectadores habían abandonado ya sus asientos, pero los aficionados que se quedaron pudieron rendir tributo al navarro por el trabajo desarrollado a lo largo de sus diez temporadas en el primer equipo…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios