No es día para sentimentalismos. Por mucho que se trate del último partido de la presente Liga, del Calderón y de Valverde en el banquillo del Athletic; los leones tienen que saltar hoy al césped con un solo objetivo en su mente. De lo que se trata, tal y como dijo ya hace unos cuantos años un ilustre colchonero, es de “ganar, ganar y ganar; ganar, ganar y ganar”. Ni más ni menos…

Origen: mundodeportivo.com