Óscar de Marcos admitió que fue una “pena” la derrota, motivada en buena manera por los dos goles tempraneros, que “nos han hecho mucho daño”. A pesar de que por momentos estaban en el paraíso viendo que la Real Sociedad estaba cayendo en Balaídos, un detalle delató lo que estaba sucediendo en un momento fatal. “Sabía que el Celta estaba ganando y me he girado y he visto que tiraban botellas en el banquillo. Me he imaginado lo que pasaba”, desveló. “Esta vez nos ha tocado a nosotros”, dijo en referencia a que en esta ocasión les ha tocado cruz…

Origen: mundodeportivo.com