Gorka Iraizoz ha puesto fin a su carrera en el Athletic. El guardameta se sentó en el banquillo en el Vicente Calderón en el último partido de Liga y de esta manera dice adiós a diez años como portero rojiblanco. El navarro ha concedido una entrevista a la página web del club donde hace un repaso a esta etapa marcada por la regularidad. “Para estar mucho tiempo en una tarea hay que ser muy constante. La posición de portero conlleva esa responsabilidad, es algo que mucha gente está observando…

Origen: mundodeportivo.com