EL Athletic se condenó el solito a la séptima plaza, que, eso sí, daría el billete a la Europa League sin el Barça se proclamara campeón de Copa. El conjunto rojiblanco, sin embargo, desperdició la enésima oportunidad de asegurarse el acceso directo después de ofrecer en el Calderón una imagen muy pobre, en el que solo destacó las escasas dosis que asomó Iker Muniain, que lo intentó en solitario y que generó la acción del gol de Williams…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios