BILBAO – Pasar de lo malo a lo bueno siempre suele ser motivo de optimismo; el problema llega cuando es al revés; pasar de lo bueno a lo malo, ya que a nadie le agrada el regusto amargo. Algo como le ha ocurrido al Athletic femenino esta temporada…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia