Después de permanecer en el primer equipo como jugador y tras haberse dedicado a la labor de formar jugadores en el Bilbao Athletic, Ziganda se ha hecho con las riendas del primer equipo. En este periplo ha vivido momentos dulces y también penurias, como el descenso. Llegó con Bielsa y parecía que sería el relevo del rosarino, pero no. Valverde tomó su puesto durante cuatro años. Ahora, por fin, la paciencia de Kuko le ha servido para recoger un premio largamente esperado…

Origen: mundodeportivo.com