El césped de San Mamé s ha sufrido las consecuencias lógicas de albergar un gran evento como el que tuvo lugar el pasado martes en el estadio del Athletic. El concierto de Guns N’ Roses, al que asistieron unas 40.000 personas para disfrutar de la actuación en directo, ha dejado el terreno de juego en muy malas condiciones. Algo que, a buen seguro, habría previsto el club rojiblanco, que ya tendrá preparado un plan para que se recupere completamente antes del inicio de la próxima temporada…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios