Las lesiones, los errores en defensa y otra serie de circunstancias han propiciado una temporada de sabor amargo para el Athletic Femenino. El equipo de Joseba Agirre no ha dado ni mucho menos la misma medida que en el curso pasado, algio que casi por descontado se daba por hecho. Lo que no se podía imagina nadie es que acabara tan alejado del primer puesto o que terminara en una quinta posición que no se corresponde con el potencial de la plantilla…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios