BILBAO – El futuro de Óscar Gil es una incertidumbre. El central cerró el pasado sábado su cesión en el Oviedo, con más sombras que luces, y en los próximos días conocerá los planes del Athletic sobre su persona. No en vano, el contrato del navarro con la entidad bilbaina expira el próximo día 30 y las dos partes se han citado para resolver la situación de Gil, que mañana cumplirá 22 años y que hace dos campañas ejercía como uno de los fijos de Kuko Ziganda en el Bilbao Athletic en esa corta incursión en la hoy denominada Liga 1/2/3…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios