La recaída de Yeray Álvarez del tumor testicular que le llevó a pasar por el quirófano el pasado mes de diciembre ha supuesto un fuerte mazazo emocional para la gran familia del Athletic. Tras comprobar la firme determinación del joven central por ganar este segundo asalto a la enfermedad y el buen pronóstico que existe para este tipo de casos, toca analizar las consecuencias que tendrá a nivel deportivo…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios