San Mamés muda su piel para llegar en las mejores condiciones posibles al estreno de la temporada 2017-18, que será pronto. El concierto que ofreció Guns N’ Roses en el estadio bilbaíno ante unos 40.000 espectadores dejó, como es lógico, muy dañado el terreno de juego y era necesario modificarlo. Algo que estaba previsto desde el primer momento…

Origen: mundodeportivo.com