Un cambio significativo el que ha experimentado el fútbol estatal de elite de unos años a esta parte. A los clubes de Primera (también a los de Segunda A, aunque en menor medida) les ha llovido el maná del cielo en forma de ingresos por televisión. Los números rojos han pasado así a negros en la práctica mayoría de los casos. Increíble, pero cierto…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios