‘Si el defensa me daba un codazo, necesariamente debía de responderle con dos‘. Así era el carácter y la personalidad de Dani Ruiz Bazán, santo y seña del Athletic Club dominador de mediados de los años ochenta, emblema para toda una generación de aficionados rojiblancos. Un rectilíneo siete recortado en fieltro y cosido a mano en la espalda de una vieja y descolorida camiseta rojiblanca de algodón…

Origen: Diarios de Futbol

Anuncios