BILBAO – “No me cambiaría por ningún entrenador del mundo en estos momentos”. Fueron las palabras con las que se presentó ayer en Lezama José Ángel Ziganda, deseoso de mostrar su estado de ánimo y disposición: “La verdad es que me siento muy bien, con muchas ganas de empezar a entrenar, de salir al campo y de que el balón circule”…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios