La plantilla del Athletic ha tenido hoy un gesto muy cariñoso con Yeray Álvarez. El vestuario rojiblanco ha vuelto a demostrar que más que un grupo de futbolistas son una familia al raparse el pelo de la cabeza casi al cero como su compañero, que ahora recibe quimioterapia tras la recaída que sufrió de un cáncer testicular…

Origen: mundodeportivo.com