BILBAO – Puedo ser pequeño, pero tengo un castillo, recita Fito Cabrales en su canción. La estrella del rock nacida en Zabala, sufridora rojiblanca, sabe muy bien lo importante que es tener un fortín, un trocito de mundo único, en el que hacerse fuerte e inconquistable. En el universo del Athletic ese lugar místico es San Mamés…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios