La sesión vespertina llevada a cabo por los rojiblancos se desarrolló bajo unos parámetros habituales.  Y con mucho humor al principio. El balón adquirió especial relevancia a la hora de los rondos, de los ejercicios con el cuero y en el partidillo de diez para diez -sin porteros y con Unai López haciendo de comodín con un oeto blanco- y en los centros y remates a puerta…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios