En los dos primeros partidos de la pretemporada en Suiza el minuto 30 ha sido fatídico para los rojiblancos. En el encuentro del debut en el Festival de los Alpes Balenziaga se vio abocado a intentar evitar un gol al despejar con la mano un cabezazo de un futbolista del Basel. El resultado fue la expulsión del lateral de Zumarraga y la señalización de un penalti que a la postre serviría para que se adelantara el rival…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios