El tercer partido que cerraba la estancia suiza dejó una esforzada imagen del Athletic en Yverdon-les-Bains. El equipo rojiblanco se medía a un Fenerbahçe con potencial y secundado por un buen número de seguidores turcos al que dominó casi siempre. Un penalti marrado por Aduriz posiblemente habría dado el triunfo a un conjunto rojiblanco mandón, a veces efervescente, otras espeso y un tanto desligado del gol. Con todo, la gira suiza acaba con una nota más que aceptable…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios