EL MEJOR LEÓN

MUNIAIN Además de darse una paliza extraordinaria, Muniain estuvo en la mayor parte de las ocasiones de gol, pocas, de las que dispuso el Athletic. Cada vez que cogía el balón se veía el peligro. Sus regates rara vez fue parados por los rumanos, que tuvieron que recurrir a las faltas para detener al navarro: de ahí las dos amarillas que forzó Iker…

Origen: mundodeportivo.com