La alegría del Athletic en Rumanía saltó por los aires en el minuto 54 de partido. Rivaldinho; hijo de Rivaldo, el que fuera delantero del Deportivo, Barça y Brasil, entre otros; sorprendió a propios y extraños con un zapatazo con la derecha desde más de 20 metros de distancia de la portería bilbaína que sirvió para establecer las tablas en el marcador. Iago Herrerín, pese a su estirada, no pudo impedir que el balón se alojara en el fondo de la red…

Origen: mundodeportivo.com