Los leones fueron mejores en la primera mitad, imponiendo su ritmo y control, pero a raíz del 1-1 tuvieron muchos más problemas para sujetar a un Dinamo Bucarest, impulsado por su ruidoso público y cuyo técnico, Cosmin Contra, se la jugó con varios cambios ofensivos…

Origen: GARA

Anuncios