BILBAO – Junto al crucigrama, la sopa de letras o el jeroglífico, era muy común en las páginas de los diarios el juego de las siete diferencias. Hoy comparten espacio o han cedido a la pujanza del sudoku. Lo de comparar dos imágenes, generalmente dibujos, y descubrir en qué detalles dejan de ser idénticos era quizá el pasatiempo más fácil de resolver…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia

Anuncios