Este jueves 3 de agosto era muy especial para José Ángel Ziganda. Dirigía por primera vez al Athletic en un partido oficial en San Mamés. Había expectación por ver cómo se comportaba el navarro, por saber si su sueño se iba a convertir en una velada de cine. Y así fue. La felicidad visitó al míster, encantado con el regalo que recibió. “Es una sensación increíble, el inicio ha sido espectacular. Estar sentado ahí es algo increíble, es una sensación que nunca se olvida. Espero que cada vez que pase sienta lo mismo”…

Origen: MD

Anuncios