Gran parte de los 41.875 espectadores que se dieron cita el pasado jueves en San Mamés se llevó cierta sorpresa al comprobar que el capitán del Dinamo Bucarest no depositaba el tradicional ramo de flores en el busto de Pichichi. No había motivo para ello. El equipo rumano ya había visitado el estadio rojiblanco con anterioridad…

Origen: MD

Anuncios