Había cierto respeto por la visita del Dinamo Bucarest. Lógico después de lo visto en el partido de ida jugado en Rumanía. El Athletic se trajo un buen empate, pero el equipo local se creció en la segunda parte y ganó enteros para la vuelta. Los visitantes lo aprovecharon para saltar al nuevo césped de San Mamés con personalidad para irse hacia arriba, pero Raúl García despejó pronto las dudas con su primer gol de la noche…

Origen: MD