EL Athletic desactivó cualquier atisbo de incertidumbre y solventó sin demasiados apuros el choque ante el Dínamo Bucarest, en un encuentro en el que el conjunto rojiblanco ofreció buenos síntomas a la espera de coger el punto idóneo de forma. Fue un duelo finiquitado por la marca Raúl García, motivado por los retos y que acentuó su buen momento con un doblete que acabó por derribar la resistencia del equipo de Contra, muy inestable…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia