ERA un lunes a las 20.00 horas en la vieja Catedral. Hace hoy cuarenta años, el 8 de agosto de 1977, el partido inaugural del Trofeo Villa de Bilbao que enfrentó al Athletic con el Aston Villa hizo historia. El fútbol fue lo de menos en ese momento. Tras cuatro décadas bajo el control y la presión de la dictadura franquista, con el proceso democrático en plena ebullición, la ikurriña, prohibida como si fuera un arma de destrucción masiva, regresó a San Mamés. Fue una izada para el recuerdo…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia