Si el pasado jueves hubo un triunfador en San Mamés, ese fue Kuko Ziganda . Al Athletic le iba mucho en el envite, cualquier tipo de revés no solo habría sido un estrepitoso fracaso -tal y como reconocía el propio Herrerín – sino que habría arruinado buena parte de las expectativas de la temporada. Para el club era más bien aquello de poco que ganar pero mucho que perder en una eliminatoria frente a un rival que no demostró calidad suficiente como para poner en problemas a un Athletic todavía por definir…

Origen: MD

Anuncios