En los últimos años, parecía cundir la sensación de que la cesión de una joven promesa de Lezama a otro equipo no era más que la antesala de su salida definitiva del Athletic. La crónica de una salida anunciada. Los más desmemoriados, entre los que me incluyo sin rubor, teníamos que remontarnos a los tiempos en los que Andrinua jugó de prestado en el Valladolid para señalar una operación de este tipo tras la cual el futbolista de turno volvía para triunfar en Bilbao. Quizás sea algo exagerado, pero no recuerdo muchas más…

Origen: MD

Anuncios