Mikel Vesga ayer acabó con la defensa del Alavés en la primera mitad con un disparo desde fuera del área que se coló en la portería de Pacheco. Como en el refrán que dice que no hay mejor cuña que la de la misma madera. Así rompió el Athletic el entramado defensivo del conjunto de Zubeldía. Gracias a un Vesga que es difícil que olvide el partido de ayer…

Origen: MD